4/1/13

Jugando en el Bastión: La mirada del Centinela

He podido probar La mirada del Centinela, juego de la editorial Nosolorol pero de una manera especial. Jugamos vía skype utilizando a mayores un programa de tiradas online (una dice room). Una experiencia positiva y que nos anima a participar en nuevas partidas por internet.

Como ocurre siempre, hubo problemas de conexión y micrófonos, obligando a esperar un poco al principio pero después no hubo interrupciones de ninguna clase. Jugamos uno de los módulos que se pueden encontrar en el recomendadísimo blog Faces of Sentinel (El tren de la muerte, Sentinel #431), cuyo autor, Beliagal, ha sido nuestro director de lujo. Los otros jugadores eran Kokuro y Panchodik. 

Empezamos la partida después de comentar la edad de Iris en el manual (nació en 1982, se vuelve loca en 1985 y muere en 1986, WTF?). Por mi parte también pregunté si era obligatorio que hablase en tercera persona.

Recomiendo que no se lea esta entrada si uno se está pensando en jugar dicho módulo.

El tren de la muerte


Iris, Horus y Jonathan Spencer fueron los protagonistas. Jonathan se encontraba en el tren que sería atacado por Svástica. No tenía su disfraz de superhéroe por lo que empleó un pasamontañas para no ser reconocido. Simultáneamente, Horus pasaba por la estación después de ir a su oficina a arreglar unos papeles y descubría que había un caos montado: un tren estaba parado dentro de un túnel y se oían disparon. Fue a buscar a Iris, que había frustrado el intento de robo de unos atracadores en una tienda.

Yo era Iris, así que os contaré mis hazañas locas (Iris está pirada, léanlo en su ficha). He tratado de reproducir lo más fiel posible los diálogos. Su parte de la historia empezaba en una azotea. Vestía con sus sexy-uniforme de combate y estaba vigilando la ciudad "Iris, ¿qué ven tus ojos de elfo?". Oía a lo lejos una sirena de policía y como vi muchas películas pregunté si Iris podía saber por el tipo de sirena qué clase de crimen se trataba, el máster acertó a decir un que era un "¡IUUUUUU IUUUUUU!". Y claro, Iris fue detrás del "¡IUUUUUUU IUUUUUUUU!". Unos policías trataban de poner fin a un robo, pero uno de los atracadores disparó a uno de ellos. Iris con su habilidad de lanzar dos flechas a la vez (método de matanza patentado por mí) pudo acertar a los atracadores sirviéndolos en bandeja al policía que había empleado segundos antes como escudo humano. Si es que Iris es muy maja.

Después se subía a la moto de Horus que lo llevaría al túnel donde estaba el tren parado. Se separaron y sigilosamente observaron los vagones. Él se introdujo dentro mientras Iris seguía a lo suyo. Uno de los momentos más cómicos de la partida acontecieron cuando tras ser descubierta, Iris se metió -como una valiente- debajo del tren. Los compañeros de partida se reían pues Iris podría morir si la maquinaria se ponía en marcha.

Mientras los demás estaban dentro del tren tratando de derrotar a los soldados nazis, Iris seguía corriendo de aquí para ya pues era perseguida. Y más cuando desde debajo del tren erró un flechazo de dificultad muy alta que a pesar de rebotar e ir directa al atacante, que estaba desde una ventana apuntando con su arma, se clavó a unos 10 centímetro de él.

En un momento de la partida, un armado Jonathan Spencer con pasamontañas, vio por la ventana a Iris y quiso ir junto a ella. Pero claro, si paras en seco a Iris en plena persecución ataviado tal y como estaba él, te comes una buena ostia. 11 puntos de daño de un señor tortazo. Qué gran momento.

Al final de la partida, Iris se subió al tren desde la cola y fue abriéndose paso entre los vagones. Los chicos estaban enfrentándose entre sí hasta que Horus supo por la manera de luchar que el hombre con pasamontañas era Número 5 (Jonathan Spencer). Svástica fue a por ellos y tuvieron que poner fin a sus planes. Iris también tuvo su momento de gloria aquí. Tras arrancarle de un flechazo la nuez de un nazi y matar a otro de un tiro mientras rodaba para ponerse a cubierto, llegaba a junto los demás. Al ver al hombre al que golpeó antes y a Svástica forcejeando trató de acabar con ambos de un tiro doble. Por suerte, Número 5 no iba a fallecer, pues erró. Qué risas si hubiera acabado con él, ¿verdad? Tocaría re-escribir el manual básico, ja, ja, ja.

Se pudo llamar para evitar un choque entre trenes y Jonathan se largó del lugar dejando que Horus e Iris se llevaran la gloria.

Sobre la parte técnica


La partida duró aproximadamente dos horas tal y cómo se plantean las partidas de La mirada del Centinela. Un acierto para emplear en jornadas y en partidas eventuales como es éste caso. El sistema permitía resolver fácilmente cualquier situación y el juego fue muy fluido. Por mi parte, demasiadas sumas, pero de verdad que no fueron un problema. Por otra parte, era el Director el que hacía más cálculos y debía tener en cuenta más cosas así que no sabría decir si yo sería capaz de llevar ese ritmo de partida. Ya había jugado bajo la dirección de Beliagal así que ayudó bastante a que me soltara. Su dirección fue impecable y esperamos pacientemente (o no, ¡dáme mi droga! XD) otra partida.

Printfriendly

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...