2/6/15

Caldo de gnomo: Huir de la tentación

Nota del editor: como de costumbre (lo cual es una buena noticia, que este contenido se haya convertido en habitual) os traemos una traducción de Gnome Stew, esta vez escrito por Phil Vecchione y del cual tenéis el enlace al post original aquí. Como es costumbre en esta casa os invitamos a seguirlos a través de su blog o de +Gnome Stew, y a ver anteriores traducciones nuestras en este enlace.

La semana pasada casi me cargo mi campaña de Night Black Agents por una tentación. Han pasado años desde que me atrapó la tentación*, la atracción de un nuevo juego, el subidón de creatividad al pensar en una nueva campaña. Antiguamente habría preguntado a mis jugadores si querían parar de jugar, o les habría lanzado varias ideas para una nueva partida con la esperanza de que se vinieran abajo y quisieran jugar. Esta vez sin embargo he resistido al deseo y mi grupo estará cazando vampiros este fin de semana, y como sé que no soy el único DM que alguna vez ha sucumbido a "la tentación" quiero compartir algunas ideas sobre cómo fui capaz de permanecer concentrado.

Tentación por Daniel Lobo

Demasiados juegos... Muy poco tiempo


Lo principal de este problema es muy simple: tengo otras cosas que hacer aparte de jugar, como el resto de mis jugadores. Con un trabajo a tiempo completo, mi mujer y mis dos maravillosos hijos mi tiempo disponible ya no es el que era. Que demonios, ya cuando acabé el instituto mi tiempo dejó de ser el que era.

Para agravar este problema tenemos todos esos juegos nuevos y excitantes. De hecho, en mis tiempos de jugador no habían tantos juegos nuevos y diferentes en el mercado como ahora. Tengo una pila de juegos pidiendome que los juegue en el poco tiempo libre que saco entre partidas.

Por eso, la mejor solución es quedarse en el instituto y jugar a todos los juegos que puedas.

Vale... Ya que eso no va a funcionar, ¿qué podemos hacer nosotros, esclavos de un salario, para hacer que la vida siga adelante y no cargarnos nuestras campañas cada vez que salga un juego nuevo?

Concéntrate


Ojalá hubiera una fórmula mágica para evitar la tentación, pero no. El truco al final consiste en mantenerte concentrado y tener la suficiente disciplina para seguir dirigiendo tu campaña, pero con los años he ido sacando pequeños "trucos" que me ayudan a mantenerme concentrado.

Abstinencia

Lo primero que hago cuando estoy dirigiendo una campaña es dejar de mirar otros juegos. La tentación requiere una oportunidad, y dejando de comprar juegos es como puedo esquivar la tentación de cargarme mi campaña. Hago hincapié en este tema, cuando estoy dirigiendo una partida no miro otros juegos, me centro en la partida y sus suplementos.

Soy una persona que disfruta comprando juegos, así que canalizo estos impulsos de maneras que sean satisfactorias sin que me puedan tentar:
  • Compro juegos de mesa. Son geniales, ideales para una noche de juego, lo compras, lo juegas, no hay una campaña, no más compromiso (mientras esquives los nuevos juegos Legacy, o algunos de esos de Fantasy Flight Games).
  • Kickstarters. Me encanta apoyar mecenazgos, y es una lección de gratificación demorada. Puedo gastarme el dinero ahora y quedarme tranquilo sabiendo que pasarán meses o un año hasta que mi juego llegue.

Tentación por Fito Senabre

Reconocimiento

Cuando te empiece a picar la tentación, admítelo. Cuéntaselo a tus amigos; decirlo en voz alta es el primer paso para controlarlo. Una vez que lo hayas reconocido podrás trabajar para pasar de la tentación y mantenerte centrado. Pregúntale a tu grupo de juego razones por las que les guste tu campaña, y usa esas razones para reforzar tu posición.

Lista de deseados

Tu cerebro es lo peor recordando cosas, así que cuando tienes una idea de una nueva partida y no haces nada con ella esa idea sigue dándote vueltas y quitándote concentración y ciclos mentales. Si quieres pasar de algo escríbelo - en algún sitio de confianza. Mientras que tu cerebro es el peor para acordarse de cosas, si piensa que lo has escrito en un sitio de poca confianza no dejará de darle vueltas a la idea, mientras que si lo escribes en algún sitio del que te fíes se relajará y dejara de pensar en ello.

Yo tengo una nota en Evernote donde apunto todos los juegos a los que quiero jugar o dirigir. Nada extraordinario, solo una lista con viñetas, pero sé que conforme meta un juego en esa lista me despreocuparé de él y podré pasar de la tentación.

Ráscate, pero solo un poquito

Un nuevo juego siempre es más verde... Bueno, algo así. El tema es que a veces la tentación de la que te has prendado no es en realidad un buen juego, y si tienes la oportunidad de jugarlo la sensación se te pasará. La mejor manera es que hagas una única sesión de ese juego.

Las jornadas son mi sitio favorito para los one-shots: puedo acudir, probar el juego sin comprarlo e irme. Si no puedo ir a unas jornadas, entonces lo siguiente mejor es jugarlo con tu grupo de juego, pero deja claro que es una única sesión o correrás el riesgo de mezclar juegos.

Tómate un descanso

Esto es un poco más arriesgado que un one-shot, pero puedes funcionar a base de ciclos de tiempo y parar tu actual campaña, cambiar a la nueva y jugar una cantidad de tiempo fijada antes de volver a la antigua. Esto tiene varias complicaciones; primero que existe la posibilidad de que no vuelvas a la antigua campaña, llegue otro juego nuevo y le prestes atención, o el juego nuevo al que has cambiado resulta ser lo más del momento. Y segundo que volver a una campaña tras un largo descanso no es fácil y es factible que no tenga la misma química que cuando la empezasteis. 

Lo queremos, lo necesitamos

La tentación ha matado a muchas campañas en la flor de la vida. Deambula sin rumbo fijo, causando el caos en su despertar; algunas veces después de ser tentados nos hemos dado cuenta de que no era el gran juego que nos esperábamos, y nuestras campañas antiguas están ahora muertas. Con un poco de introspección y autocontrol podemos engancharnos a nuestras campañas y jugarlas hasta su dramática conclusión.

¿Cómo de susceptibles sois vosotros a la tentación? ¿Cual es vuestra mayor fuente de tentaciones (tiendas cercanas, jornadas...)? ¿Qué hacéis para evitar las tentaciones?  

(*) (Nota del editor: en el original se menciona a la tentación continuamente como el "Oh, shiny" o en español "Oh, brillante". Creemos que cambiándolo a "tentación" hemos mantenido el sentido común del post original.

Printfriendly

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...