8/7/15

Caldo de gnomo: Cánon vs original

Nota del editor: una semana más os traemos una traducción de Gnome Stew de un post escrito por Ángela Murray y del cual tenéis el enlace al post original aquí. Como es costumbre en esta casa os invitamos a seguirlos a través de su blog o de +Gnome Stew, y a ver anteriores traducciones nuestras en este enlace.


Muchas de las partidas que jugamos tienen lugar en mundos creados específicamente para ese juego (o lo suficientemente universales) pero hay muchos otros juegos en el mercado diseñados para sumergir a tus jugadores en la ambientación de películas, series de televisión, libros, cómics... Firefly, Canción de hielo y fuego, Supernatural, Doctor Who, Battlestar Gallactica, Star Wars, Buffy Cazavampiros. La lista es casi interminable: si existe una película, serie, cómic o libro que llama la atención de los jugadores, alguien habrá hecho un juego al respecto. Incluso si nadie lo ha hecho aún, es fácil encontrar un sistema que funcione en esa ambientación.

Cuando invitas a tus jugadores a sumergirse en un mundo conocido, necesitas tomar una decisión como director de juego sobre si jugarán personajes que realmente existan dentro del cánon de la ambientación o si se deberán crear nuevos personajes originales. ¿Tu partida de Firefly va a ir alrededor del Capitán Mal y el resto de la tripulación o los jugadores se van a hacer una nueva banda de desarrapados que intentarán encontrar su lugar en el Espacio? ¿Tus jugadores van a ser alguno de los residentes de Westeros que conocemos de los libros o la serie o van a ser unos nobles y caballeros inventados por su imaginación?

Ambas opciones tienen sus pros y sus contras, así que deberás decidir cuál funcionará mejor para la partida que quieras dirigir. Antes de dedicarle mucho tiempo, una pieza vital de información es cuán bien conocen tus personajes el material original. Esto puede empujar tu decisión en un sentido u en otro y permitirte elegir la opción que tus jugadores prefieran. También es bueno saber si hay un superfan entre el grupo que pueda ponerse "pesado" con cómo se presentan los personajes y el mundo.

Usar personajes cánon permite que los jugadores que conocen la ambientació no tarden en meterse en ella y habitar tu partida. Ya conocen los manerismos, peculiaridades y metas del personaje y hasta un cierto grado pueden satisfacer su deseo de formar parte del mundo. Esto puede ser especialmente cierto en ambientaciones donde las fuentes son limitadas (estoy hablando de ti, Firefly). Otro aspecto que beneficia al director de juego es que te permite situar tus partidas con facilidad. No tienes que buscar información adicional sobre los trasfondos de los personajes y si eres un fan del material original, puedes sacar de ahí muchísimas ideas de nuevas historias para esos personajes.

Por otro lado, hay beneficios en usar personajes nuevos y originales. Por un lado deja que tus jugadores introduzcan sus propias ideas y pongan en juego su imaginación dentro de su ambientación favortia. Por otro lado los jugadores poco familiarizados con el material original pueden sentirse más a gusto ya que crear un personaje nuevo les da la oportunidad de estar cómodos con el personaje en vez de cargar con el bagaje y las expectaciones del personaje cánon. Dicho esto, puede que haga falta que les ayudes para mantener el espíritu de la ambientación qué estás dirigiendo. Tener un mercenario violento y amoral que mata a un limpiador que se cruza en su camino durante una partida de Star wars puede ser un poco desconcertante.

El equilibrio también puede ser un factor al elegir entre cánon y original. En algunas ambientaciones, como Doctor Who o Buffy Cazavampiros, se espera que ciertos personajes sean más poderosos que otros. Mientras que esas dinámicas funcionan bien en los libros o la televisión, pueden no funcionar igual en una partida donde los jugadores esperan y necesitan un cierto grado de equilibro. Algunos sistemas tienen esto en cuenta en sus mecánicas, como los puntos de historia de Doctor Who, pero sigue siendo un factor relevante a tener en cuenta. 



Otro factor a tener en cuenta es si estás dirigiendo una partida suelta o una campaña. Las campañas dan espacio para desarrollar personajes originales y descubrir las esquinas del mundo. Los personajes cánon pueden funcionar mejor en partidas sueltas porque los jugadores deberán pensar menos para meterse en el juego. Esto es especialmente relevante en las convenciones donde la gente que se apunta para una partida es muy posible que conozca bien el material original y que esté contenta con jugar con su personaje favorito. Pero esto no quiere decir que no haya excepciones a la regla. He escuchado hablar de largas campañas donde los jugadores han asumido los roles de personajes ya existentes y he jugado algunas partidas sueltas geniales con personajes creados para ello de juegos como Firefly o Supernatural y han funcionado bien.


Mis preferencias personales varían con la ambientación. Creo que en algunas funcionan mejor los personajes cánon y en otras los creados a propósito para la ocasión. He dirigido partidas de Firefly tanto con la tripulación de la Serenity como con personajes creados por mis jugadores. En cambio, en las partidas de Supernatural siempre elijo personajes originales ya que, a fin de cuentas, los Winchester están muy ocupados con sus asuntos y hay mucho territorio y monstruos que explorar sin tener que recurrir a ellos. Y, por otro lado, la partida de Farscape que juego cada año en los Origin no sería tan fabulosa si no fuera por Crichton, Aeryn, D’Argo, Chiana, Rygel, o Zhaan. Al final, depende de la historia que quieras explicar.

¿Qué preferís vosotros, los personajes que ya existen en el cánon o crear personajes nuevos?

Printfriendly

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...