28/8/15

Guía de preparación de partidas de rol (I)

Vamos a empezar fuerte: hay muchos artículos por la web, más o menos recomendables, sobre como enfrentarse al reto de dirigir una partida de rol, pero hay muy pocos sobre como preparar partidas de rol. Esto es porque hay muchos consejos comunes a la hora de dirigir, pero cada uno tiende a prepararse las partidas a su manera y, como bien se sabe, cada maestrillo tiene su librillo.



No hace mucho compré Never Unprepared, un manual sobre la preparación de partidas escrito por +Phil Vecchione (parte del staff de Gnome Stew), y lo hice buscando dos cosas: una visión externa de cómo preparar partidas y algún consejo para prepararlas con poco tiempo. No voy a deciros que este libro me ha cambiado la vida pero si me ha enseñado cosas muy interesantes, y como me planteaba hacer una serie de posts al respecto (ya que no hay previsión de que el libro salga en español) le pedí al autor permiso para hablar de su libro abiertamente. Y por eso estamos aquí.

Este es el primero de una serie de posts en los que quiero hablar de:
  • Las fases de creación de una partida y como trabajar en ellas
  • La preparación de partidas con poco tiempo
  • La preparación llevada a la mínima expresión
  • Cuando todo salta por los aires

¿Por qué estos artículos?


Porque la gran mayoría de nosotros no tenemos el tiempo que necesitamos para esto. Vamos a ser sinceros: muchos tenemos un trabajo absorbente, familia a la que atender, niños pequeños o simplemente compromisos que nos impiden dedicarle todo el tiempo que querríamos a la preparación. El objetivo no es que nuestra preparación sea más extensa: una partida está bien preparada en tanto en cuanto el que la va a dirigir se sienta cómodo con sus notas, independientemente de lo extensas que sean. La comodidad y confianza que te den tus notas es el grado a alcanzar.

Entendiendo la preparación


Tal y como dice en el libro, una partida de rol se parece a ser DJ de una radio en una cosa: los silencios matan. Quedarse callado porque no recuerdas qué seguía después o cómo salir del paso con lo que han hecho los jugadores es mortal, de ahí la necesidad de que tus notas tengan todo lo que necesitas para salir del paso en todo momento.

La meta de la buena preparación es darle al DM un nivel de confort a través del entendimiento de que todo lo que necesite lo tiene a mano.


Por eso la preparación, tal y como la vamos a ver, no son sólo notas; es una caja de herramientas donde vamos a tener todo lo que necesitemos para gestionar nuestras partidas, para lo que vamos a trabajarla de manera que cumpla cuatro requisitos fundamentales: que sea accesible, que esté bien organizada, que sea efectiva y que nos de confianza y seguridad. Y para llegar a ese punto final vamos a deciros no qué vamos a hacer, sino lo que vamos a evitar:

  • Notas demasiado extensas: seguramente lo que más odiáis, escribir y escribir por si acaso. Tus notas van a ser tan largas como necesites, ni más ni menos.
  • Herramientas incómodas: vamos a tratar de ofreceros distintas herramientas a la hora de preparar las partidas para que tengáis donde elegir y que estas herramientas se adapten a vosotros.
  • Escribir fuera de "nuestros ciclos": vale, esta parte es más complicada ya que no basta con decirlo sino que hay que tratar de hacerlo, pero todos tenemos momentos en los que sabemos que escribimos mejor; eso es lo que vamos a tratar de encontrar, nuestras horas más provechosas.

Las fases de la preparación 




La mejor manera de abordar la preparación es dividirla por partes o fases e ir una a una, pero de una manera versátil que nos permita ir y volver sin estropear nada por el camino. Estoy seguro de que estas fases no son muy diferentes de como mucha gente ya viene trabajando, pero creo que puede ser realmente útil tener una guía a la hora de preparar una partida. Por eso, la división básica de fases es:

  • Brainstorming: empezaremos a montar nuestro vivero de ideas para que siempre tengamos un recurso del que echar mano a la hora de crear partidas
  • Selección: cuando seleccionamos las ideas correctas porque no, no todas las ideas encajan igual de bien en una partida (ni juntas)
  • Conceptualización: la primera fase del desarrollo, en la que nos haremos preguntas y buscaremos las respuestas para evitar agujeros de guión
  • Documentación: la segunda fase del desarrollo, en la que daremos cohesión a todo lo escrito antes y buscaremos que nuestras notas protejan nuestros puntos débiles
  • Revisión: la última fase, en la que nos aseguraremos que todo el trabajo que hemos hecho es válido desde distintos puntos de vista
En los próximos posts trataremos al detalle cada fase y veremos como empezar en ellas, como mejorar nuestro trabajo y como hacer las cosas no solamente bien, sino de forma ágil y que se adapte a nosotros.

Printfriendly

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...