10/9/15

Caldo de gnomo: Tres situaciones difíciles

Nota del editor: una semana más os traemos una traducción de Gnome Stew de un post escrito por John Fredericks y del cual tenéis el enlace al post original aquí. Como es costumbre en esta casa os invitamos a seguirlos a través de su blog o de +Gnome Stew, y a ver anteriores traducciones nuestras en este enlace.

Dirigir partidas es algo construido sobre la base de la esperanza. Escribimos nuestras notas, dibujamos nuestros mapas y pintamos nuestras miniaturas esperando una gran partida, y a veces las cosas no funcionan. Esto es algo que nos ha pasado a todos nosotros. En este artículo veremos tres situaciones complicadas y como (quizás) sacar algo bueno de ellas.

No se juega


Esto nos pasa a todos. Estás preparado para dirigir y no tienes suficientes jugadores para una sesión. A menudo es inevitable, la gente está ocupada y a veces la vida real tiene prioridad, pero sigue siendo un momento complicado: deseabas una gran sesión y no ha ocurrido. ¿Y qué hay de bueno en esto?

Primero de todo, ahora tienes ventaja en tu preparación. Si esta sesión está perdida puedes concentrarte en la siguiente y tomar la delantera. Segundo, puedes refinar la partida que no se ha jugado. Si eres como yo, a veces tendrás partidas que están casi preparadas e improvisas el resto; si tenemos una sesión cancelada quizá podamos prepararla un poco más y hacerla más memorable para la próxima vez. Y por último, todo el mundo necesita un descanso. Una cancelación puede ser la manera que tiene la vida de prevenir que te quemes como DM.

Se juega, pero con problemas


A veces la partida parece que funciona del tirón, pero de repente "algo" pasa. Puede ser un jugador enamorado de las reglas, egos o puñaladas (verbales) entre los jugadores. Además, para ser sincero, a veces hasta los DM decimos cosas que no deberíamos durante una partida, y si no te ha pasado durante una partida estoy bastante sorprendido. ¿Y qué hacemos con esto?

Una mala situación puede ser en muchas ocasiones una oportunidad para el crecimiento personal. No todos los problemas son imposibles de resolver, y a veces un lo siento o una segunda oportunidad puede suavizar las cosas. Y muchas veces puedes manejar la situación en el momento, pero en otras puede ser mejor idea esperar y enviarle a la persona un correo al día siguiente. No hay una solución rápida para cada situación.



Estos malos tragos también pueden darnos algo de entendimiento para mejorar nuestros escenarios. Quizá podamos evitar estos problemas en el futuro conociendo algunas de las reglas mejor, o como manejar mejor las elecciones de un jugador. O quizá podamos ver como reaccionan nuestros jugadores y suavizar nuestras respuestas.

Si los problemas causan que un jugador se vaya del grupo no es que sea tampoco el fin del mundo. Si bien puede ser difícil, a largo plazo puede ser lo mejor. Si hay diferencias personales o diferentes expectativas de la partida una separación puede llegar a ser necesaria. Ahora, si todos nuestros jugadores se van, ese es otro post aparte.

Se juega, pero meh


Esto suele ser peor que no dirigir. Has puesto tu corazón, tu alma y tu creatividad en una situación en especial, y a los jugadores no les enamora. Puede que recibas luego un gracias, pero te quedas con la sensación de que la partida ha estado por debajo de la media. Oyes tu meh interior (quizá estés pensando eso mismo sobre este post).

No te desesperes. Quizá puedas irte a casa y afinar la partida para hacerla un poco menos meh. Añade variedad a los combates, pon una pizca más de desafíos físicos o mentales, haz más sustanciosos a tus PNJ para darle un poco más de chispa a los momentos de roleo. Y luego, si puedes, intenta dirigir esta partida a un grupo distinto para ver si tus cambios funcionan.



También es una oportunidad para sopesar nuestras técnicas de DM. ¿Como somos de capaces para involucrar a todo el mundo en la mesa, incluso a los jugadores callados? ¿Les hemos dado a los jugadores suficientes detalles de las situaciones y posibles opciones? ¿Hemos manejado el ritmo de juego bien, o se ha convertido en una carrera justo donde no debería?

Vamos a dejar este tema con un último consejo: puede que la culpa no sea tuya. A veces los jugadores están cansados o pasando por un mal momento. Además, también puede haber diferencias entre tu estilo de juego y sus expectativas; no puedes contentar a todo el mundo, y nada puede contentar a todo el mundo. Eso es verdad en la vida y en las partidas. A veces tienes que ignorar a la gente y sus mehs y seguir adelante.

Printfriendly

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...