6/1/16

Caldo de gnomo: Edición online: La partida de reserva

Nota del editor: una semana más os traemos una traducción de Gnome Stew de un post escrito por John Fredericks y del cual tenéis el enlace al post original aquí. Como es costumbre en esta casa os invitamos a seguirlos a través de su blog o de +Gnome Stew, y a ver anteriores traducciones nuestras en este enlace.

En ocasiones no consigues quorum. No es culpa de nadie: la gente enferma o tiene otras obligaciones del mundo real (¡qué le vamos a hacer!). Sin embargo, es duro tanto para los jugadores como para el director de juego el darse cuenta a última hora de que no se va a poder jugar.
Una forma de evitar esto es tener preparada una partida de reserva para cuando sólo hay disponibles 2-3 jugadores. Puede ser una partida "de bolsillo", tal y como se describen en el artículo de Scott Martin: Hip Pocket Games. Este artículo ofrece algunas sugerencias de cómo preparar una partida de reserva guiadas por mis propias experiencias. Mientras que algunas sugerencias se refieren al juego online, los principios básicos se pueden aplicar a las partidas cara a cara. Estas son unas guías generales:

Conoce a tus jugadores


Piensa detenidamente en tus jugadores cuando decidas una partida de reserva. De hecho, si es factible, pregúntales qué les gustaría. Algunos grupos pueden preferir una campaña diferente dentro del mismo género/juego de la partida habitual o incluso una búsqueda paralela con sus personajes actuales. Otros pueden querer probar algo completamente diferente; no hay una respuesta correcta. Eso sí, asegúrate de que no estás preparando una partida que no le apetece jugar a nadie. Puede que no puedas satisfacer a todo el mundo, pero al menos no estarás desperdiciando tiempo de preparación.

Por ejemplo, nuestro género habitual es la fantasía y nuestra reserva es Star Wars. Tres de mis jugadores han jugado a Star Wars conmigo antes así que ya sabía que estarían interesados: aunque a mi me encanta esa galaxia muy, muy lejana forzar un género que a mis jugadores no les interesa no sería muy inteligente.

Elige un sistema sencillo


Si piensas usar un juego diferente plantéate utilizar un sistema lo más sencillo posible. No querrás pasar mucho tiempo de juego explicando las reglas. Una opción es usar una variación del sistema habitual, y es posible que incluso exista alguna versión diferente lista para jugar. Otra opción es siempre usar un sistema "universal" y variar la ambientación, no las reglas, aunque también puedes usar un sistema especialmente sencillo como RISUS o una versión simplificada de FUDGE. Si usas un sistema sencillo no tendrás que "reaprender" las reglas para cada sesión. Y si no te vuelve loco ningún otro sistema, siempre puedes hacer una mezcolanza de mecánicas diversas.

En nuestra partida de reserva usamos una tirada de 2d6 + habilidad. La mecánica la hemos sacado de otro sistema y a veces requiere que yo haga alguna que otra hora extra pensando en el sistema, sin embargo es lo suficientemente sencilla como para que pueda usarla en mesa sin necesitar ningún reglamento.

Personajes pregenerados


Los necesitas. Si tus jugadores y tú os pasáis la mayor parte de la sesión creando personajes se pierde el propósito de tener una partida de reserva. Piensa en la posibilidad de tener personajes pregenerados en un Tablero virtual, eso hará que sea mucho más fácil que tus jugadores elijan un personaje y tal vez le hagan algún que otro cambio menor para adaptarlo. También puedes llevar preparados mapas, tokens e incluso las notas de la sesión en tu tablero virtual para que todo sea más sencillo. Un beneficio adicional de hacer esto es que puedes usar ese material con otros grupos de jugadores. Hice esto para una sesión one-shot de Star Trek hace un par de años y luego pude jugarla un par de veces con gente diferente.

Si tus jugadores odian los pregenerados puedes pedirles que se preparen un personaje para la partida de reserva y te lo envíen por mail. Esto puede ayudar a generar interés para tus planes de reserva, pero es posible que no todos los jugadores tengan tiempo de hacerlo y puede que a pesar de ello sigas necesitando algún que otro personaje pregenerado.

Mantén la historia sencilla


Al igual que con las reglas, mantén los escenarios simples. Piensa en la partida de reserva como un episodio de una serie de televisión más que en una trilogía épica: unos cuantos PNJ, de tres a cinco encuentros y una meta clara. Si tienes una historia clara probablemente puedas hacer que en una sesión los jugadores den por finalizada la trama, tengan un encuentro final y logren sus metas.

Por ejemplo, en nuestra partida de Star Wars la trama era "localizar al contacto rebelde en la ciudad, ayudarle a sacar a un piloto de la cárcel imperial y salir todos juntos del planeta". Es obvio que esta trama no da para una campaña entera, pero es más que suficiente para una única sesión. Un jugador llegó a comentar que el tener una trama sencilla también ayudaba a romper un poco con nuestra campaña de fantasía que tiene mucha más profundidad.

Imprímelo


Te sorprendería lo complicado que puede ser encontrar archivos en un ordenador cuando los necesitas. Imprime las notas de la sesión, resúmenes de reglas, mapas, etc... y manténlos en tu carpeta de dirigir. Tener el material preparado te ayudará a dirigir mejores partidas.

Unos pensamientos finales


Tener una partida de reserva no sólo es una opción para cuando te faltan jugadores. Puede que aunque no estén todos los personajes puedas dirigir la partida habitual con el resto de personajes fuera de cámara o encargándose de sus propios asuntos. Puedes dirigir una sesión algo más corta de forma que el resto de jugadores no se pierdan demasiado o centrarte en temas más personales de los jugadores que han podido acudir. Las preferencias de tu grupo deberían guiarte en tu decisión.

Sin embargo, el tener una partida de reserva (en especial si se trata de un género diferente) puede ser un cambio bienvenido para todos y nos ayuda como directores de juego al forzarnos a salir un poco de nuestra zona de confort. Por otro lado, una partida de reserva puede ser una forma fantástica de probar nuevas reglas o desarrollar un escenario que se pueda usar en partidas de jornadas. ¡Quién sabe, igual la partida de reserva se pueda convertir con el tiempo en una nueva campaña!

¿Has usado en alguna sesión una partida de reserva? ¿Qué aprendiste al hacerlo? ¡Explícanos tus experiencias!

Printfriendly

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...