11/5/16

Caldo de gnomo: De mercenario a héroe

Nota del editor: una semana más os traemos una traducción de Gnome Stew de un post escrito por J.T. Evans y del cual tenéis el enlace al post original aquí. Como es costumbre en esta casa os invitamos a seguirlos a través de su blog o de +Gnome Stew y a ver anteriores traducciones nuestras en este enlace.

Hace unos años estaba dirigiendo una partida en medio de un profundo dungeon. Como suele pasar con los dungeons, un personaje del grupo murió. El personaje había contratado a un leal mercenario al que fielmente había mantenido con vida; era algo más que un porteador, que un portaantorchas cualquiera. El PJ trató al PNJ como algo más que un bloque de estadísticas que existía para no ser un estorbo.

Cuando el personaje murió no quisimos romper la continuidad de la trama que estábamos llevando metiendo a un personaje nuevo sin explicación. Tampoco quisimos tirar por la vía fácil y hacer que el resto del grupo "rescatara" a un nuevo personaje para que se uniera al grupo. Por suerte la muerte del PJ sucedió cerca del final de la partida; en la semana que pasó entre su muerte y la introducción del nuevo personaje el jugador y yo quedamos para hablar de varias ideas.



No estoy seguro de quien tuvo la idea, pero estuvimos de acuerdo con que el mercenario tomaría de buen grado la espada del personaje caído y cargaría con su escudo y su misión. Llegamos a la conclusión de que el mercenario se sentía parte de la familia y tenía un fuerte sentido de lealtad hacia el fallecido. Por otra parte, teníamos un problema ya que el mercenario era el típico "humano de nivel cero" y el resto del grupo estaba cerca del nivel 5 o 6, ¿como íbamos a equilibrar el nivel del grupo?

Así es como convertimos a un mercenario en un héroe.

Trasfondo

Durante mi reunión con el jugador discutimos acerca de un trasfondo rápido para rellenar las páginas en blanco de su historia. Decidimos que se había unido al grupo para ganar la experiencia necesaria como para ser aceptado en el ejército. Su meta era ganar la suficiente habilidad marcial como para vengar la muerte de su padre; mientras hablábamos de la historia y la familia tuve una idea para la espada del personaje fallecido. No se la mostré a nadie hasta la siguiente partida, y le sorprendió y encantó al jugador.

Equipo

No nos pusimos muy estrictos y decidimos que el fallecido y el mercenario tenían una estructura corporal similar, para que la armadura y el equipo le cupiera de manera adecuada. Cuando el mercenario tomó la espada del héroe fallecido habló por primera vez: se insufló de vida y le felicitó con humildad. Decidimos que la espada era un arma ancestral y perdida de su familia que finalmente había resultado ser inteligente. La espada estaba tan encantada de haber encontrado a un "digno portador" que desveló sus poderes ocultos para el personaje; junto con la armadura, el equipo en general y el añadido de la inteligencia de la espada se igualó un poco al mercenario con el resto del grupo. El jugador estaba encantado con su nuevo personaje y el devenir de los acontecimientos que no se esperaba, y el resto del grupo también estaba contento con como había ido todo.

Niveles

Durante la sesión de brainstorming el jugador y yo estuvimos de acuerdo en subir de nivel al mercenario hasta nivel 3 ya que había estado con el grupo durante mucho tiempo y había sobrevivido a un montón de aventuras con ellos. Era justo (y equilibraba al grupo) para el nuevo personaje que entrara siendo ligeramente inferior a ellos, pero no a nivel 1 y sin experiencia. El jugador había pedido inicialmente ser un nivel menos que el resto del grupo, pero el acuerdo nos gustó a los dos.



Poderes

Algo que aún no he mencionado es el hecho de que el personaje muerto era un paladín. Mientras que el jugador pensó que quedaría mal que el mercenario tomara el rol del paladín en vez de el de guerrero, yo le propuse algo. Esbozamos los detalles y finalmente preparamos un plan de acción: mientras que el mercenario le quitaba respetuosamente el equipo al paladín rezaba al dios de este para para que encontrara la paz. Cuando le quitó su símbolo sagrado del cuello este prometió a su dios devolver este símbolo a un fiel representante de su iglesia; en ese momento una voz profunda respondió a su promesa.

"Si eliges llevar esta carga te consideraré un digno guerrero de mi causa."

Roleamos una conversión del mercenario a la religión del paladín, lo cual era el último paso para convertirle en un verdadero héroe que permaneciera al lado del resto del grupo.

Aceptación

Ya que el mercenario (ahora convertido en un héroe de pleno derecho) había sido un fiel compañero del resto del grupo había un ambiente de camaradería. Nada del embarazoso roleo de "conocerte y entrar en el grupo" que solía tener lugar. Todos se conocían, y si, tenían que aprender más los unos de los otros durante las próximas aventuras, pero habían hecho un gran fichaje para el grupo.

Conclusión

Al final el jugador estaba muy contento con cómo habían ido las cosas. El resto del grupo pensó que era una maravillosa manera de introducir a un "nuevo" personaje en la pandilla. Me sentí aliviado porque no tuve que retrasar o maquinar la introducción del personaje en el grupo, y salió bien para todos. Ahora que he contado mi historia en la que convertimos a un mercenario en un héroe, ¿qué habríais hecho diferente? Estoy seguro de que tenéis vuestra propia visión de este concepto, y me encantaría que la contarais en los comentarios. 

Printfriendly

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...