30/5/16

Rescatando EA: Ambientación y sistema, dos cosas tan ligadas entre sí como difíciles de ligar

Este segundo artículo también fue participante del concurso de Encuentros Aleatorios (organizado en 2011, recordemos) y firmado por aquel entonces bajo un pseudónimo. La sorpresa es que el autor resultó ser +Rufino Ayuso, que desde el cierre de este blog ha seguido sus andanzas roleras y en estos momentos es parte de un estudio de desarrollo de juegos de rol: Studio Green Dog. Echadle un vistazo, porque vale la pena.

En este artículo trata sobre adaptar ambientaciones a sistemas y viceversa desde una perspectiva bastante genérica pero igualmente interesante.


- Nebilim

Ambientación y sistema, dos cosas tan ligadas entre sí como difíciles de ligar


Tarde o temprano todo jugador de rol acaba cansado de jugar a las ambientaciones predefinidas de los juegos que ha comprado, o simplemente le apetece jugar en una para la que no se ha diseñado sistema. Llegado este punto cada cual se saca las castañas del fuego como puede para jugar ese trasfondo al que le tiene tantas ganas y en este artículo quiero hablaros precisamente sobre esa tesitura porque, ¿quién no ha querido jugar alguna vez una partida en el universo de Dragon Ball, Marvel o DC (aunque estos últimos hayan tenido adaptaciones con mayor o menor éxito) o trasladar videojuegos a nuestra mesa para jugar a Mass Effect, Dead Space, Starcraft, Fallout o Gears of War?


Pero no todo se limita a los escenario que queremos jugar: existen muchos como yo a los que les apasiona un sistema de juego y se encuentran con un trasfondo mediocre o que no cumple las expectativas. De eso también trataremos aquí y de esta forma el artículo quedará dividido en dos partes: “Buscando un sistema” y “Buscando una ambientación”. En el primer caso os daré dos metodologías de trabajo para la adaptación de este tipo de partidas y que creo que son las ideales para solucionar esta diatriba en la que nos encontramos.

Buscando un sistema


Este suele ser el caso habitual: nos encontramos ante una ambientación que nos gusta y para la cual no hay un sistema, o el que tiene nos parece insuficiente para recrearla como queremos. Llegados a este caso y bajo mi punto de vista existen dos vías básicas de afrontar el problema: trabajar “del sistema a la ambientación” o  “de la ambientación al sistema”, cada una con sus ventajas e inconvenientes:

Del sistema a la ambientación: esta vía es la más sencilla y la que menos quebraderos de cabeza nos va a dar. Una vez que tenemos clara la ambientación, nuestro primer paso será siempre encontrar un sistema que se adapte a lo que necesitamos.




Es decir, si vamos a realizar una partida Shonen Manga necesitaremos reglas que apoyen la espectacularidad, que nos permitan combates apasionantes y altas cotas de poder. Si vamos a recrear una novela negra necesitaremos potenciar la investigación y la intriga y unas reglas que nos permitan interpretar interrogatorios, búsqueda de pruebas, etc. Y así deberemos trabajar con nuestra búsqueda para cada una sin que nos preocupe probar varios sistemas que nos parezca que encajan. Una forma fácil de comprobar si funciona es coger un par de escenas que sean representativas, intentar crear los personajes que las interpretarán y luego recrearlas y ver como se comporta el sistema. Cuantas más veces realicemos este ejercicio más claro estará si es la mejor elección.

Vamos a tocar el sistema lo menos posible (preferiblemente nada) y lo que intentaremos será “encajar” los detalles, ya sean poderes, habilidades o capacidades. Por desgracia y salvo que encontréis un sistema que encaje al dedillo (lo que es francamente difícil) algunas cosas estarán algo forzadas y metidas con calzador, pero el camino fácil es lo que tiene. Lo importante llegados este punto es que las cosas importantes se puedan hacer y estén contempladas, que lo que vayamos a utilizar durante la partida lo podamos resolver con facilidad. Si habéis conseguido todo esto ya sólo os queda jugar.

Algunos ejemplos para este tipo de desarrollo serían utilizar Anima Beyond Fantasy para la mayoría de los Shonen, Gumshoe para novelas negras e investigación o Mutants & Masterminds para el tema superheróico.


De la ambientación al sistema: este es sin duda el camino más arduo, pero también es el que más satisfacciones nos traerá si lo hacemos bien. Como en el anterior tendremos que elegir un sistema desde el que partir, sin embargo en este caso no primará encontrar uno en el que podamos acoplar todas las singularidades de nuestra ambientación (aunque si lo hace nos ahorrará trabajo) sino encontrar uno cuya base pueda resolverlas de forma eficiente y fidedignas.

Elegirlo puede parecer una tarea difícil… Y lo es. Lo primero que tenéis que mirar es que sea lo suficientemente flexible como para aceptar modificaciones sin que se venga abajo el equilibrio. Para este caso suele ser habitual el uso de los llamados sistemas genéricos cómo pueden ser Hero System, GURPS, Runequest, Rolemaster, etc, pero no siempre es la mejor elección. Muchos están “atados” a una ambientación que puede servirnos mejor que un genérico e incluso hacernos la vida fácil.

La mejor forma de detectarlo es ver las cosas que ya soluciona el sistema y comprobar si algo parecido puede resolver lo que nosotros le demandamos. Por ejemplo, si buscamos un sistema para adaptar Dragon ball y el sistema tiene reglas de magia cuya resolución (tirada, bonus, sumatorios, etc) resuelve de forma sencilla los ataques especiales de Goku y compañía, pues será una buena elección. Como siempre, haced unas pruebas para ver si esto se adapta a vuestras necesidades.

El siguiente paso es empezar a adaptar las particularidades de nuestra ambientación. A diferencia del método anterior donde las "encajábamos" aquí vamos a adaptar y crear material nuevo a fin de ser fiel a nuestra ambientación.

El primer paso será ver qué está creado ya de antemano, qué necesita ser integrado y a partir de ahí definir todo lo que pueden hacer personajes y PNJs. Acoplar algo generalmente es más fácil que crearlo desde cero dado que ya tenemos una base de resolución de situaciones, y estamos dando por sentado que sabréis realizar estas adaptaciones. Algunos ejemplos de este desarrollo serían utilizar Hero System para ambientar partidas de artes marciales al estilo Hong Kong, GURPS para mejorar Star Wars, etc.

Buscando una ambientación


Para bien o para mal hay pocos enamorados de los sistemas, pero estos existen y no me iba a olvidar de ellos (mas cuando yo soy uno). Con este ya elegido (y no queriendo cambiar nada del mismo, se supone) sólo tenemos que buscar un escenario que lo aproveche completamente.

Aquí más que nunca los genéricos suelen ser los elegidos. Al no tener una ambientación nos podemos encontrar con el caso de querer darle una. En ocasiones querremos que esta sea propia pero trataremos de dar algunos ideas para encontrar una entre las existentes.

Nuestro primer paso será ver qué enfatiza nuestro sistema: magia, investigación, combate,  espectacularidad,  narrativa... Una vez que hayamos detectado esto nos será fácil encontrar ese trasfondo que le venga como a un guante: sólo hay que buscar uno de nuestro agrado y que potencie esos mismos puntos.

Otra cosa importante que podemos mirar es que tipo de personajes encajan mejor: superhéroes, investigadores, combatientes... Busquemos una ambientación cuyos protagonistas sean ese tipo de personajes y acertaremos.



Y por último, qué aspectos del mundo tiene en cuenta: lo sobrenatural, las megacorporaciones, la política, las sociedades secretas, la expansión de la información, la tecnología y evolución, el armamento… Una vez más si encontramos la ambientación que tenga lo que buscamos acertaremos. Si encontramos una que cumpla estos tres requisitos disfrutaremos completamente de todas las opciones que nos da nuestro sistema.

Y esto es todo, espero que os haya gustado y al menos os haya aportado unas cuantas buenas ideas.

Printfriendly

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...