6/2/15

Jugando a Nexus

Como sabéis, soy una orgullosa miembro del grupo Cthulhu á feira, o lo que viene a ser lo mismo, las SGRI gallegas. En otras ocasiones os he hablado de estas quedadas que celebramos mensualmente en Galicia y ya os hablé de otros juegos, y esta vez os voy a hablar de Nexus.

También tendría que hablar de Lady Blackbird que también pude probar en la última reunión junto con él pero como tiene menos tirón y la gente está como loca en la comunidad de Nexus para saber más sobre él, os hablaré de la partida que tuve el placer de jugar bajo la dirección de su mismísimo autor, +Jesús Rolero o como lo conocemos todos, +Rolero.

Nexus es un juego futurista centrado en la realización de misiones (y OEM, Objetivos de Extracción de Marzio) en la piel de uno o dos soldados que forman parte de un pelotón. La particularidad de este juego es que está pensado para llevar simultáneamente dos personajes, para dar la sensación de que no son un grupito sino que son parte de un grupo grande. Y la verdad es que lo consigue.

Variedad del marzio. Buenooo, vaaale, es cuarzo. El marzio sería muy parecido pero azul.

En la partida éramos (si no recuerdo mal) cinco jugadores y por lo tanto, diez personajes distintos. Afortunadamente, las fichas de personajes ya estaban hechas y nosotros pusimos los nombres y la personalidad de cada uno.

Jesús nos entregó un hoja en la que había dos fichas (tamaño A5) con nuestros personajes. Mis personajes eran un soldado y un tecnólogo. Lo primero que hicimos fue bombardearlo a preguntas para saber las mejoras de nuestras armas y armaduras (que añaden modificadores, efectos temporales...), el sistema (atributo/habilidad + 1d6 frente a una dificultad), las ventajas (armadura reforzada, pilotar...) y los implantes (autodestructor, IA cortical...).

Después de la ronda de preguntas empezamos la partida. Lo primero que hicimos fue nombrar quién sería nuestro capitán (capitana en esta ocasión). La capitana recibió un mapa con una serie de indicaciones del objetivo que teníamos que realizar. Hay cosas (era un mapa de un sector con indicaciones de niveles de riesgo, clases de astros y materiales entre otros) que fue incapaz de entender, cosa que a su superior (PNJ) no le hizo tanta gracia, y tras un intercambio de información y deducciones de dónde podríamos obtener marzio y otros minerales salimos de la base. Samus, mi personaje tecnólogo, se percató de que nuestra nave había sido modificada y que en su interior había un extraño baúl/cofre que estaba cerrado a cal y a canto. Quiso obtener permiso para inspeccionar pero no lo consiguió.



Salimos de allí, entramos en el sector que teníamos cartografiado y enviamos una sonda para comprobar qué planeta podría interesarnos para obtener marzio. La imagen de la sonda se perdió y en la misma dirección se acercaba un extraño objeto. Se vivió una situación de pánico y una extraña bola de energía y metal agujereó la nave.

Varios de los personajes (incluyendo mi soldado Riddley) fueron a inspeccionar qué demonios era esa bola. Al estar cerca de ella algunos soldados empezaron a sufrir mareos y a encontrarse mal, pero como lo divertido es meterse en problemas nos acercamos a la bola queriéndola tocar. La bola acabó emitiendo energía extraña y salió disparada de vuelta hacia el planeta al que habíamos enviado la sonda... llevándose consigo a varios de los personajes que quedaron prendidos de ella como si tuviera tentáculos invisibles y condenándolos a una muerte segura. Eso si, Riddley siguió vivita y coleando.

Tras la pérdida se decidió ir al único planeta posible, un planeta prácticamente desértico donde podría haber marzio (descartado el planeta extraño de la bola). En él encontramos un gran yacimiento superficial con marzio en forma de veta en la roca. En el planeta había además un extraño ser capaz de licuarse e introducirse en la roca, pero no nos dio problemas y le quitamos importancia, y más sabiendo que el verdadero peligro era el avance de la arena: teníamos que darnos prisa para que nuestros equipos no resultaran afectados.

Vaciamos de gas los huecos cercanos al marzio para extraerlo de manera segura y en ellos encontramos además una sustancia que en contacto con la atmósfera se endurecía. Propuse la estrategia de volar las zonas afectadas con la sustancia para evitar contacto con ella pero el macizo donde estábamos no era seguro y con la primera voladura se produjo un enorme hueco de profundidad indeterminada. Anclamos el macizo donde estaba el marzio y lo extrajimos. No nos dio tiempo a obtener otros minerales, pero cumplimos el objetivo principal. ¡De vuelta a casa!



Al volver nos avisaron de que no podemos bajar de la nave habiendo en ella un material/ser extraño (no recuerdo bien las palabras exactas) por lo que tuvimos que investigar quién estaba infectado. Acertadamente, deduje que el marzio en el cuerpo humano siempre tendría el mismo efecto por lo que la persona infectada reaccionaría diferente. El capitán en funciones (a la capitana le sentó mal el marzio) evaluó los resultados y erradicó al sujeto enfermo.

Al bajar de la nave tuvimos que responder ante nuestro superior y explicarle lo sucedido y el porqué no obtuvimos más minerales (no, si apetece muchísimo extraer recursos cuando acaban de palmar miembros de la tripulación y estuvimos ante un ufo de esos), se nos condecoró de diversas formas y obtuvimos varios méritos.

Al final de la aventura estuvimos atosigando al pobre de Jesús con sugerencias y críticas sobre el juego, y él nos dejó los dientes largos enseñándonos el estupendo aspecto que tendrá el manual (se nota que su papi lo mima). Las ilustraciones son muy prácticas y explicativas, sin recargar el manual y sin poner ilustraciones sin venir a cuento o tratando de llamar la atención del lector sin necesidad.




Opinión sobre Nexus

Cuando empecé a leer el trabajo de Jesús fui un poco escéptica de lo que iba a salir de él; estoy a medio año de convertirme en Ingeniera Técnica de Minas y había cosas que no me terminaban de cuadrar en lo que leía, no parecía demasiado realista geológicamente hablando pero, pasado el tiempo, dejé de lado mi orgullo minero y empecé a tomarme Nexus por lo que es: un juego fantástico que es más "bélico" que relacionado con mi titulación.

El sistema es sencillo, en especial la resolución de acciones que es más simple que la inmensa mayoría de juegos indies, pero a la vez da lugar a personajes completos: tenemos atributos, habilidades, ventajas e implantes, que juntos forman el Sistema Atenea. En la propia ficha se explica el efecto de los mismos, por lo que no es necesario consultar el manual en partida, pero como pega principal da la sensación que los personajes resultantes van a ser muy iguales y lo único que podría marcar la diferencia es los rasgos de personalidad.

No hubo un conflicto donde probar el sistema de combate, pero es diferente a la resolución de acciones y la cosa se complica. Las armas poseen alcance, cadencia, potencia, munición y daño además de mejoras, y las armaduras tienen un valor de blindaje y regeneración junto con sus mejoras. Estos valores se recogen en la parte de la ficha llamada Directorio Ares, a la que debo ponerle un gran pero: falta de espacio para escribir lo que hace las mejoras del equipo (son tan poco descriptivas como "Núcleo de Marzio").



En general, mi impresión del juego es positiva. El interpretar a dos personajes en la misma partida es extraño y nuevo, pero no es molesto ni incómodo y de hecho, lo encuentro bastante atractivo por las situaciones que pueden darse: ¿y si diriges a dos personajes que compiten entre ellos y que desean hacerse la puñeta? ¿cuál de ellos llegará más lejos? Además permite hacer estrategias elaboradas ya que hay personajes de sobra para llevar a cabo cualquier plan.

Como la mortalidad del juego es alta, el perder a un personaje no significa salir de la partida, sino más bien una toque de atención de que has cometido un error, pero a la vez da la sensación de que tus personajes son sólo marionetas y que al final, tras varias partidas, los jugadores podrían empezar a tomar cualquier decisión aunque no sea la acertada porque no hay una penalización clara al tomar malas decisiones ("qué más da, ya me crearé otro") pudiendo hacer que la experiencia del juego resulte aburrida o absurda.

En estos momentos, desde mi silla estoy dando chilliditos de fangirl (nota del editor: WAT) cada vez que leo sobre su publicación y deseando con muchísimas ganas tenerlo en mis manos.

Nota del editor: Y si queréis ver como funciona, tenéis varios hangouts de +La Reserva del Rol disponibles en su canal de Youtube para que os hagáis una idea.

Printfriendly

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...