La gran campaña universal

El año pasado estuve leyendo La Gran Campaña de Pendragón. Me encantó la idea de jugar durante una larga época, jugando con padres, hijos y nietos a lo largo de todo un siglo. A mi me gustaría llevarlo incluso más allá. Me encantaría dirigir una campaña, en un mundo fantástico, que fuera desde la prehistoria hasta la ciencia ficción, conectando de esta manera los diferentes géneros de los juegos de rol.

Sistema

Si quisiera jugar una campaña de este tipo -si tuviera el tiempo, los jugadores y la paciencia necesaria para jugarla-, la primera decisión que debería tomar sería el tipo de sistema a usar. La primero que se me pasa por la cabeza es escoger entre:
  • Un solo sistema genérico con adaptaciones a cada género: GURPS, Fate, quizá PbtA
  • Un sistema diferente para cada género
Cada opción tiene sus pros y sus contras. Personalmente me inclino más por la primera, aunque la segunda tiene su atractivo porque supone aprender más sistemas, dar más variedad al juego, y quizá darle un tono diferente a cada época. El problema de esta opción sería el tener que adaptar elementos entre sistemas.

Ambientaciones

La segunda decisión que debería toma sería sobre la ambientación. Aquí también se dibuja un opción nada más empezar:
  • Ambientación propia
  • Ambientación existente
Aquí también cada opción tiene sus pros y sus contras, pero aquí viene el meollo de esta entrada, y lo que en realidad me atrae de este tipo de campaña: ¿puede jugarse una transición, digamos, de la Tierra Media a Star Wars, pasando por el Mundo de Tinieblas y Star Trek? Si no os gusta esta, tengo otra: ¿puede jugarse una transición de Juego de tronos a Dune, pasando por un apocalipsis zombie?

¿Serán los Nazgûl los primeros Sith?

Podríamos formular esta pregunta de mil maneras diferentes, claro. A mi me encantaría ver como los trolls se transforman en klingons, los elfos en vulcanos y los orcos en ferengi, por decir algo.

Progresión

Para hacer progresar una campaña de este estilo haría falta un sistema parecido al de Pendragón, en el que pasa un año entre una aventura y la siguiente, pero un año no parece suficiente para recorrer una historia de milenios Algunas alternativas que se me ocurren son:
  • Que pase un siglo entero entre aventura y aventura. Pero claro, eso significa jugar cada sesión con un personaje diferente, y no tenemos tiempo de cogerle cariño.
  • Jugar un número de sesiones en cada época -4 ó 5-, antes de dar un salto adelante en el tiempo.
  • Jugar con un personaje inmortal: un elfo, un vampiro, un semidiós, un ángel... e ir dando saltos en el tiempo siempre con el mismo personaje.
  • Jugar con un grupo de viajeros en el tiempo que realizan misiones en el pasado para cambiar el futuro/presente.

Antecedentes

Una campaña integradora de diferentes realidades ya se intentó con Planescape, que daba un marco común para todos los mundos de D&D. Lo que propongo no es exactamente lo mismo, ya que no estoy pensando en planos diferentes si no en una misma línea espacio-temporal. Aún así, la existencia de diferentes planos y la posibilidad de saltar de unos a otros es interesante, y da para otro tipo de campaña.

Conclusiones

Jugar una campaña de este tipo puede ser un ejercicio interesante por diferentes motivos. Primero, para probar a jugar un sistema en todas sus variantes de género si escogemos la primera opción del sistema. Segundo, para crear una línea de coherencia temporal en la que, luego, podremos colocar campañas en momentos específicos, pero teniendo claro el antes y el después. Y tercero, porque sería muy divertido conectar mundos que siempre hemos tenido tan separados en nuestra imaginación.