¡Prepara tu partida para jornadas! por Laura Guerrero

¡Se acerca la temporada alta de jornadas roleras! Una de las mejores experiencias que podemos tener dentro de este mundo es dirigir partidas en ellas. ¿Te has decidido ya? ¡Seguro que sí! Pero ahora te has parado delante de la pila de manuales y te has dado cuenta de que tienes que preparar una one shot que guste y se te echa la fecha encima. Vamos a ver unos consejos rápidos para que tu partida sea un éxito.

Fotografía de las Ludo Ergo Sum de 2015

El sistema de juego

Quizás este sea el punto más complicado. Hay mil ambientaciones, juegos y sistemas que te mueres de ganas por dirigir, pero ¿son todos apropiados para una one shot? ¿Qué debemos valorar a la hora de escoger?

Primero, piensa en el grupo de juego que te vas a encontrar. Lo más seguro es que en jornadas tengas una mesa mixta: habrá personas que juegan desde hace años y otras que prueban por primera vez. Elige un sistema que se adapte bien a todos los casos. ¿Ejemplos? 7º mar, Mundo de tinieblas, Lady Blackbird, In Nomine Satanis/Magna Veritas, Haunted House, FATE… Seguro que se te ocurren muchos más que cumplen con este requisito. ¿Cuáles recomiendas?

Segundo, ten en cuenta el tiempo. Las partidas en jornadas rondan las tres horas. Calcula cuánto tiempo necesitas para explicar el sistema y la ficha. Si te sale media hora o más, escoge otro juego.

¿Cómo podrías reducir el tiempo de explicación? Haz un breve resumen del sistema, de modo que quepa en una tarjeta, y entrega una copia con cada ficha de personaje. Mientras explicas el sistema, indica en qué parte de la tarjeta pueden consultar cada mecanismo de juego. Agilizará tanto las aclaraciones como las dudas.

Si te mueres de ganas por hacer una one shoot para una mesa de juego experimentada, no pasa nada. Cuando envíes tu propuesta a la organización avisa de ello. En unas jornadas siempre hay espacio para todo tipo de niveles, pero es mejor que las personas que se apunten a una partida sepan lo que se van a encontrar en ella. Así, podrán elegir lo que más les conviene.


Mundo en el que se desarrolla Lady Blackbird


La historia

Hay varios recursos a tu disposición para afrontar la creación de historia: puedes aprovechar un módulo ya hecho, como el que trae el manual básico de Ryuutama, o un juego ya preparado para one shot, como Lady Blackbird.

Si prefieres desarrollar tu propia historia, la estructura de inicio, nudo y desenlace es la más apropiada. Te ayudará a que conectar en ella sea sencillo. Si empiezas in media res, por ejemplo, dificultarás que la mesa de juego se asiente y se involucre con la trama.

Un recurso muy útil para que entren rápido en la partida es apoyarse en ambientaciones muy conocidas: una partida de Cazafantasmas, Mouseguard o con pitufos, personajes de Disney o ambientada en las historias de Lovecraft, tendrá siempre buena acogida.

Las fichas

Las fichas pregeneradas son tus mejores amigas. Siempre, para cualquier one shot. Si ya el tiempo vuela con la explicación de sistema, imagínate añadirle el reparto de puntos y concepto de personaje.

Lo más importante es escoger con cuidado los personajes. Piensa en la historia, en las diferentes posibilidades para resolver la trama y las dificultades y retos a los que se va a enfrentar los jugadores.

El grupo de personajes debería poder resolver esos desafíos por sí mismo y todos sus miembros deberían tener un rol importante en la historia. Si hay una escena de acción, al menos uno de los personajes debería tener armas o pelea. Si toca investigar, alguien debería tener la posibilidad de superar esa tirada.

En cuanto hayas escogido las diferentes clases, dales color y diversidad. Nadie quiere llegar a una mesa y encontrarse a cinco personajes clónicos, en los que lo único que cambia son las habilidades. Sal de lo que vemos todos los días y marca la diferencia.

Además, unos personajes variados, diversos y con historias personales interesantes ayudan a crear grupo de juego. Construye unas sólidas relaciones entre ellos: tal vez Victoria de Brandeburgo sea amiga de la infancia de Carlos de Saboia, la doctora Xiana se sienta en deuda con María porque no consiguió salvar a su primogénito o puede que Borja y Pedro se conociesen en el aula de castigo de la academia de pilotos.

Así será mucho más fácil para toda la mesa de juego empezar a rolear: harás dado el primer empujoncito con la ficha.

El material

Por si acaso, lleva lápices, gomas de borrar, papel y dados de sobra. Normalmente la organización dispone de ellos, pero nunca está de más asegurarte de que tendréis todo lo necesario para jugar.

El grupo de juego

A veces nos olvidamos, pero jugamos con personas, no con máquinas. Según lleguen a la mesa, intenta charlar, preguntar qué esperan de la partida, cuánto tiempo llevan jugando, bromea un poco… Cuando tengas a todo el grupo reunido, podéis empezar con las presentaciones. En cuando hayáis hecho la primera toma de contacto, es el momento de empezar la partida.


Jornadas Gygax, 2018. Partida con tarjeta X


La tarjeta X

Hay muchos recursos roleros a nuestra disposición: tableros, figuras, pizarras… Uno de ellos es la tarjeta X, que está especialmente indicada para partidas one shot con grupos de juego que se conocen poco. ¿En qué consiste la tarjeta X? Os dejo un enlace a este artículo de Mariola Juncal en el que explica muy bien las bases. Merece la pena aportar un recurso rolero a mayores, sobre todo si garantiza que todo el grupo se sienta cómodo y seguro. Os animo muy mucho a usarla porque da muy buen resultado.

Rapidez, improvisación y adaptación

Volvemos a hablar otra vez de los tiempos, que son muy ajustados. No dejes que el grupo de juego se duerma en los laureles ni que alarguen una discusión sobre qué hacer hasta el infinito. Recuérdales que solo disponéis de una sesión, la rapidez es necesaria.

Si alguien sale con acciones que no has previsto, improvisa. Improvisar, sobre todo cuando llevas poco tiempo dirigiendo, da un poco de miedo. Como todo, con la práctica, cada vez será más fácil hacerlo. ¡Ánimo!

Por último, piensa bien cómo reaccionan el mundo y los PNJs a lo que ha pasado y toma la decisión que consideres más coherente. Adapta las acciones a lo que ya ha sucedido en mesa.

Si te desbordas, pide un receso de cinco minutos. Reflexiona sobre el punto en el que está la historia. Toma aire y vuelve a la carga, ¡la partida te necesita! ¡Tú puedes!

La importancia del feedback

Cuando termines, si quieres saber cómo ha ido la experiencia, no dudes en hacer preguntas: ¿cómo ha ido la partida? ¿Os ha gustado? ¿Lo habéis pasado bien? ¿Qué tal el sistema?
Es muy interesante escuchar opiniones de otras personas, crecer y mejorar con ellas.


Por eso mismo, para terminar este artículo, os pregunto: ¿qué os ha parecido? ¿Aplicáis alguno de los puntos? ¿Cuál ha sido vuestra parte favorita? ¿Habéis echado algo de menos?