Sistemas temporales: creación de calendarios y unidades de tiempo, por Pifia de Novatos

Puede que haya historias que se desarrollen en mundos en los que no haya luz natural, que orbiten alrededor de un sistema binario de estrellas, que el tamaño de ese mundo sea mayor/menor que el de la tierra, que carezca de luna, o, simplemente, que se lleve a cabo en una nave espacial que no tenga un sistema de referencia constante.

Por eso es necesario contar con lo que llamamos “sistemas de clasificación y organización de tiempo”.

Cuando hablamos de sistemas de clasificación y organización del tiempo (a partir de ahora sistemas temporales o ST) queremos dar a entender formas de cuantificar y clasificar el tiempo. Para que nos entendáis mejor, crear reglas en las que se basen los calendarios, relojes, o la forma de clasificar el paso del tiempo.

¿Cómo lo hemos desarrollado? Pues muy sencillo, decidimos intentar crear un sistema temporal y fuimos apuntando todas las cosas que pensamos que teníamos que tener en cuenta y algunos consejos que se nos fueron ocurriendo tras cometer algunos errores.

Lo que vamos a desglosar aquí no es una serie de leyes supremas que todo el mundo debe seguir, sino algunos consejos e ideas para ayudar o guiar a los que se interesen por ello. A su vez, si se os ocurren más formas, consejos o problemas que hayáis resuelto mientras creabais un sistema temporal, no dudéis en compartirlos en la zona de los comentarios para que todos aprendamos un poquito más juntos.

Creando un sistema temporal


Lo primero que tenéis que tener claro es para qué lo queréis, ¿es útil crear un ST? ¿Lo vas a usar? Si la respuesta es no, no te comas la cabeza, cambiar tu concepción del tiempo para jugar o escribir es un lío en el que quizás no quieras meterte.

Si, como hemos comentado, es lógico que tu mundo tenga un ST diferente, estos son algunos consejos que podemos darte según nuestra experiencia:

  • ¿A quiénes afecta esa forma de medir el tiempo? Es decir, que tipo de seres o entes están sujetos a ese ST. No es lo mismo un año humano que un año enano o élfico o una raza alienígena que muera a los 40 años. Hay que tener en cuenta todos los seres que se van a ver afectados, quizás un elfo vea normal contar la edad en siglos, pero ¿y el humano? ¿Y el señor alienígena que vive 40 años? Con ello es necesario encontrar o crear puntos de referencia para esas entidades, como, por ejemplo, su edad de maduración, el periodo de vida o la sucesión de hechos naturales/artificiales de renombre en sus vidas.
  • Necesitas buscar también puntos de apoyo para que esos seres midan el tiempo, como algo inmutable que sea cíclico en el tiempo, ya sea de origen natural, artificial, mágico, lo que a ti te ayude.

  • Busca un hecho, algo que suceda y se pueda repetir, ¿puedes dividirlo? ¿Has buscado uno con lapsos de tiempo muy grandes o muy pequeños entre sus repeticiones? Siempre es bueno crear una unidad básica e intentar ir subiendo. Quizás un mundo de seres dedicados a la herrería haya basado su unidad menor de tiempo en “lo que tarda un trozo pequeño de metal en fundirse en una hoguera de tamaño mediano” y lo llaman “funditos”, porque, como están tanto tiempo fundiendo y forjando cosas, se les hace muy natural contar el tiempo así y, ¿por qué no usan la estrella alrededor de la que orbita su mundo? Pues quizás el periodo de traslación y rotación de su mundo sea el mismo y a ellos les haya tocado vivir en la parte oscura del planeta o bajo tierra, sin poder tener esa referencia. Como hemos comentado: Si no necesitas un sistema diferente, no lo crees, pero sería un poco alocado pensar que esos seres iban a hablar de días cuando jamás han visto su estrella salir y esconderse.
  • Para las unidades de tiempo mayores se pueden buscar sucesos naturales reconocibles o, en caso de ser un ambiente extremo o demasiado aleatorio, estandarizar por convenio una medición del tiempo a través de un suceso artificial (como los “funditos” pero más grande).
  • Tal y como comentábamos al principio, hay que tener muy en cuenta las diferentes razas y especies y su percepción del tiempo. Un ST creado por una raza de seres “milenarios” en concepción de tiempo terrestre) no se parecerá en absoluto a el de la Tierra en sí.

Ejemplo


Hemos dicho que para ponernos con este escrito decidimos intentar crear un ST diferente al nuestro y decidimos ambientarlo en un planeta que orbita alrededor de un sistema binario de estrellas. Con un tamaño parecido al de la Tierra, una luna similar y una órbita alrededor de sus estrellas que sería unas 37 veces más larga, es decir, para nosotros 1 año en ese planeta serían como 37 años terrestres.

Basándonos en la fantasía, poblamos ese mundo con elfos, de unos 600 años terrestres de vida, enanos, de unos 300 y humanos, de 100. Adjudicamos la creación del ST a los elfos, que dividieron 1 ciclo estelar (una traslación completa) en 4 ciclos supralunares (que podrían ser sus “meses”), que se dividen en 120 ciclos lunares (cambios completos de la luna) cada uno. Debido a su órbita elíptica y el periodo de rotación, el cambio de estaciones, a ojos de seres con un periodo de vida corto que no se dediquen a su estudio casi a tiempo completo, parece muy aleatorio.

Dentro de este mundo, los enanos y humanos, para comerciar con las otras razas de forma sencilla y poder hacer un seguimiento más fácil de los contratos, podrían haber creado un calendario mercantil basado totalmente en convenios, con algún tipo de unidad básica creada de forma artificial para que sus unidades sean más manejables.


Hasta ahí todo lo que se nos ha ocurrido a nosotros. ¿Tienes más ideas o consejos? Déjalos en los comentarios y quizás algún día podamos hacer un libro de reglas que ayude a mucha gente. Espero que hayas disfrutado de la lectura, somos Julián Carrasco y Manuel Garrido, jugador y master de Pifias de Novatos.