La Magia y los Elfos en la novela Eragon

Llevo unas semanas leyendo Eragon y pienso que es una lectura de la que se puede sacar bastante provecho para una campaña de fantasía épica. Su atención al detalle lo convierte casi en un manual de campaña para partidas de rol. A partir de esta lectura, podría realmente sacarse un manual sin tener que inventarse demasiadas cosas. O al menos esa es la sensación que me ha quedado. Por cierto, desconozco si existe algún juego de rol publicado en esa ambientación, aunque una primera búsqueda no ha dado resultado.

Dicho esto, hago un repaso de lo que me ha parecido más interesante, y ya aviso que esta entrada puede contener spoilers, así que si tenéis pensado leerlo quizá mejor que no sigáis. También advierto que esta no es una crítica literaria, en el sentido que no hablo de la calidad de la novela, si no sólo del uso que puede tener como una herramienta para los juegos de rol.



LA MAGIA

La magia consiste principalmente en el uso de un lenguaje mágico, llamado grammarye. Dices unas palabras en ese lenguaje mágico, y se produce el efecto. Hasta aquí nada demasiado original, pero hay un par de elementos que sí lo son, y que me gustaría incorporar a las partidas.

Energía física

La energía física que demanda la magia es equivalente a lo que nos supondría hacerlo sin magia. Un ejemplo: queremos usar magia para levantar una piedra de cuatro toneladas; decimos unas palabras y… ¡morimos de agotamiento! En efecto, el mago debe tener muy en cuenta que un conjuro mal lanzado puede acabar con su vida. Eso se ve incrementado por la distancia: el mismo efecto, pero más lejos, cansa más.

Esto limita mucho los efectos posibles de la magia. Además, hace que su uso sea arriesgado, porque un principiante puede no conocer la energía exacta que demanda un conjuro y, una vez empezado, no se puede interrumpir. Si un mago quiere, pongamos, convertir agua en vino, puede descubrir demasiado tarde que eso demanda mucha energía, y morir a causa de ello sin que pueda evitarlo una vez ha empezado a actuar el conjuro.

Este sistema recuerda de alguna manera el sistema de D&D para lanzar conjuros. El hecho que un mago pueda lanzar un cierto número de conjuros al día puede asociarse con su capacidad para aguantar el cansancio.

Aún se parece más a uno de los sistemas de magia que se propone en GURPS Thaumatology (4th ed.),  en el que todos los conjuros son la combinación de un verbo + sustantivo, y cada uno de ellos tiene un coste en puntos de magia. En este caso, la lista es corta, 10 verbos y 14 sustantivos, lo que no acaba de reflejar la complejidad del grammarye.


Los sustantivos y verbos propuestos en Syntactic Magic de GURPS 4th ed. Thaumatology


El hecho que la magia demande energía física no significa que un gran mago sea básicamente un maratoniano con una resistencia espectacular, si no que los grandes magos simplemente usan la magia de una manera óptima para ahorrar energía, que es lo que comentamos en el punto siguiente.

El cómo es importante

Una misma tarea puede realizarse de muchas maneras. Por ejemplo, en los libros se dedican algunos pasajes a las distintas maneras de matar con magia. Hacerle explotar la cabeza a alguien es costoso, ya que es equivalente a coger un martillo pesado y blandirlo, lo que cansa un poco. En cambio, estrangular una arteria cerebral es algo sencillo y que requiere poco esfuerzo, lo que permite al mago matar una docena de soldados sin casi cansarse. El tema es un poco macabro pero en el libro se habla más o menos en estos mismos términos.

Además, escoger bien las palabras también es importante. Imaginad que, cuando un personaje formula un conjuro, el máster intente torcer sus intenciones para, cumpliendo con lo que quiere el mago, perjudicarlo tanto como sea posible, como si se tratara de un pacto con el demonio. Pongo un ejemplo propio. Imaginad que un mago quiere abrir una puerta que está cerrada, y formula una frase en grammarye que podría ser: que reviente esta puerta. Resulta que la puerta, que aparentemente es de madera, está reforzada con acero por el otro lado. El esfuerzo es tan brutal que el mago pierde el conocimiento, como mínimo. Hubiera sido mucho más prudente, por parte del mago, decir en grammarye asesta un golpe a esta puerta. Si la puerta es una puerta normal de madera, la puerta reventará, y si está reforzada con acero, no lo hará. Pero de este modo la salud del mago no se ve comprometida.

No sé si es un muy buen ejemplo pero espero que lo suficiente para que se entienda. Creo que sería divertido que, en una mesa de rol, los jugadores magos debieran formular sus conjuros y los másters debieran interpretar sus conjuros de la manera más perjudicial posible para el mago (sin pasarse y sin inventarse cosas).

Los duelos de magia

En el libro se comenta que, en los duelos entre magos, antes de empezar a lanzar conjuros, los magos intentan tomar el control de la mente del contrario. Esto es porque si uno de los magos intenta un conjuro ofensivo de entrada, el otro puede contraatacar antes de morir, lo que termina con la muerte de los dos.



Para evitarlo, antes de ir a matar, primero deben tomar posesión de la mente del otro. Cuando esto sucede, y el mago está seguro que su objetivo no puede lanzar ningún conjuro, puede matarlo.
La idea me parece interesante. Creo que podrían crearse unas normas de duelos de magia en que los magos lanzan los conjuros a la vez, lo que puede terminar en la muerte simultánea de los dos duelistas. Ello obligaría a tomar precauciones antes de entrar a usar conjuros ofensivos a diestro y siniestro.

Omnisciencia

Los magos son prácticamente omniscientes, al menos por lo que se respecta a su entorno más cercano. Perciben las mentes de las personas y de los animales, constantemente. Además de percibirlos, con poco esfuerzo pueden saber qué piensan los demás de manera superficial o, de una manera más agresiva, penetrar en sus recuerdos.

Esta omnisciencia tiene una contrapartida. Si el mago se mueve con su mente abierta, también es percibido por los demás magos. Es una habilidad, pues, que hay que usar con prudencia.

Los magos pueden protegerse contra esta percepción de la mente, y también pueden hacerlo los no magos. Se supone que cualquier personaje importante se ha entrenado durante su juventud para blindar su mente contra la magia. Eso lo protege contra la detección y la lectura de sus pensamientos, pero no contra conjuros más agresivos.

Protecciones

Un mago puede protegerse, a él y otras personas, poniendo protecciones en ellas. Las protecciones se realizan con frases de grammarye. Una protección bebe de las fuerzas del mago que las ha lanzado, con lo que no pueden mantenerse indefinidamente.

LOS ELFOS

Otra parte que me ha gustado del libro es la descripción de los elfos. Todos tenemos en mente los elfos de El Señor de los Anillos. Es una imagen idealizada, estética, quizá superficial. Nadie puede imaginarse a Glorfindel tirándose un pedo o barriendo el suelo de su habitación. Eso supone, al menos para mí, que sea muy difícil interpretar a un elfo, porque no puedo explicar su vida cotidiana. Y creo que eso es generalizado, porque en muchas novelas de D&D los elfos me han parecido simplemente humanos con orejas puntiagudas.



En Eragon, Christopher Paolini profundiza en la vida de los elfos y da una explicación racional a lo sobrenatural. Explica en detalle cómo viven los elfos, dónde duermen, como fabrican sus herramientas, de qué se alimentan, etc.

Básicamente, los elfos “cantan” a los objetos y a las plantas. Si quieren hacerse una casa, le cantan a un árbol y este se transforma para darles cobijo. Y así todo. Es una solución sencilla y creo que puede hacer a los elfos más fáciles de jugar, y a la vez mantener esa apariencia mágica que tienen.

También crea un lado oscuro de los elfos que se esconde bajo su cortesía. Creo que a todos nos ha pasado que los elfos, de tan perfectos, nos dan rabia. En Eragon se mitiga de alguna manera esta sensación creando defectos relacionados con la altivez, la necesidad de control y el actuar de modo sibilino o interesado.

No me ha gustado tanto la explicación sobre el origen de la magia de los elfos. Representa que los elfos pactaron hace siglos con los dragones, con los que estaban en guerra. Al hacer el pacto, los dragones cedieron el uso de la magia a los elfos. Sin dragones, no hay magia. Eso me hace preguntarme si los elfos, antes de conocer a los dragones, eran humanos. 

Conclusión

Más allá de si los libros son buenos o no como novela, me ha gustado leerlos por ese enfoque en la magia y en los elfos, con una descripción detallada y fantástica pero veraz, que facilita su interpretación en la mesa de rol.

¿Vosotros lo habéis leído? ¿Qué opináis al respecto?

Comentarios

  1. Muy buen resumen! Lo unico en que no estas siendo del todo correcto, es en que la mágia de los elfos no viene de los dragones. Los elfos y los dragones convivieron durante siglos, ambas siendo criaturas mágicas. Un día un elfo cazó a un dragón y eso desato una guerra. Para ponerle fin, un elfo encontro un huevo de dragón y lo crió, demostrando que la convivencia pacífica era posible nuevamente. El pacto que hacen es para que existan los "jinetes de dragon", elfos (y posteriormente tambien humanos) vinculados por medio de la magia a sus compañeros dragones.
    Pudiste encontrar algún juego ambientado en el universo de Paolini?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Todos los comentarios que contengan enlaces externos al Bastión Rolero, spam intencionado, faltas de educación, insultos y demás serán moderados y convenientemente eliminados.