Escenarios de cartón piedra: cómo evitarlos

A lo largo de nuestras partidas pasamos por muchos escenarios diferentes: un planeta remoto, una tienda muggle o bien tenemos un PJ con lazos fuertes con su barrio.
No hay nada más frustrante que encontrarse con una ciudad, campamento o PNJ que parezcan de cartón piedra, que den la impresión de ser un copia y pega de otros tantos lugares y personajes. ¿Cómo evitamos que la mesa de juego tenga esa sensación? Ahora lo veremos. ¡Dentro, artículo!


Fuente

Describir la geografía y la climatología, pero ¡sin hacer un Tolkien!

La geografía y la climatología son parte de la crónica, aunque tendamos a pasarlas por alto. Siempre deberíamos sacar un ratito para pensar en la ciudad o entorno en el que se va a desarrollar la acción. ¿Hay montañas verdes o es un desierto? ¿Es una zona ventosa? ¿Qué tipo de flora y fauna vamos a encontrar?
Tampoco hace falta escribir una enciclopedia sobre cada escenario ni hablar durante diez minutos sobre él, pero unas pinceladas que le den color y personalidad ayu
dan a que toda la mesa de juego entienda bien cómo es la zona.

Una arquitectura acorde con el clima

España es un país de contrastes culturales y geográficos: nada tiene que ver una vivienda en Sevilla, con sus preciosos patios interiores, con un hogar de Santiago de Compostela, donde los soportales y las galerías son casi imprescindibles. También encontramos notables diferencias entre una ciudad reconstruida tras la guerra civil y una que ha podido mantener su centro desde el medievo.

Sin embargo, muchas veces las describimos igual. No prestamos atención a las calles, los edificios o los parques. Como en el apartado anterior, no hace falta que escribamos un tratado sobre urbanismo, pero introducir cuatro o cinco frases que describan las características principales de cada ciudad aporta muchísimo. Notaréis como la mesa de juego hace suya esa población mucho antes.


Fuente

Las modas

Hace unas semanas las redes sociales temblaron ante la amenaza del regreso de los pantalones de tiro bajo. Fans y detractoras se lanzaron a un duro debate sobre esta moda de los dosmiles.
Ese es el poder de la moda: genera reacciones apasionadas y debates alrededor de ella.
Y, si os fijáis bien, veréis que cada ciudad tiene su propio estilo: las grandes cadenas de ropa envían diferentes prendas de sus colecciones a distintas poblaciones.
Durante la partida es interesante destacar los colores y tipo de prendas más comunes entre los habitantes de cada población. Es posible que el atuendo de los PJ desentone en medio de la multitud y sea necesario comprar ropa nueva. O bien que busquen a un mercader de otro país y puedan reconocerlo por un traje que llama mucho la atención.
No debemos desdeñar el poder comunicativo de la moda.

Pon nombres a los personajes recurrentes y preséntalos bien

Los personajes recurrentes son aquellos con los que el grupo va a interactuar varias veces: el alquimista de la ciudad, la capitana de la nave o el traumatólogo que va a curar las consecuencias de sus aventuras. Necesitamos que tengan presencia y personalidad. Con esto no quiero decir que hagas la ficha hasta del apuntador, pero si los personajes se reúnen siempre en el Central Porquiño, dale un nombre a la tabernera.
¿Se te da mal poner nombres? No importa, Behind the Name siempre está ahí para ayudar.
Bien, tenemos el nombre. ¿Cómo presentamos al PNJ? Lo normal es hacerlo así:

«Entráis en la taberna y Lola, detrás de la barra…»

No es una mala presentación, pero podemos hacerlo mejor.

«Entráis en la taberna y un gañán grita: “Lola, ¡una de rabas!”.
La mujer tras la barra responde un: “mira, Cibrán, o lo pides por favor o te vas a tu casa”.»

En dos frases hemos dejado claro que la tabernera se llama Lola, que es una mujer de carácter y que tiene confianza con los clientes. Además de servir unas rabas que están de muerte.


Fuente

La vida está en los pequeños detalles

A lo largo de la partida podemos introducir pequeños detalles para que el escenario cobre vida: una mascota adorable, una reunión con un alto funcionario con los niños por en medio porque han suspendido las clases, una tienda cerrada por un constipado, un miembro de la tripulación que colecciona maquetas de barcos y las tiene en su camarote, un país con estatuas de unicornio en los cruces de caminos para bendecirlos, una nevada que obliga a buscar refugio…
Son situaciones cotidianas, que vivimos en el día a día, pero que no solemos reflejar en partida. Y es una pena porque hacen todo más real y menos de cartón piedra.


Como podéis leer no necesitamos escribir una enciclopedia sobre nuestra partida ni hacer la ficha de cada PNJ para que el mundo cobre vida. Con pequeños detalles, guiños a la ambientación y alguna pincelada de los PNJ conseguimos unos escenarios ricos en matices que darán la sensación de profundidad que enriquecerá la partida.

¿Se os ocurre algún recurso más para dar vida a los escenarios? ¿Qué trucos soléis emplear?

Comentarios