Caldo de Gnomo: Alguien nuevo en tu caldo

Nota de la editora: una nueva traducción de Gnome Stew, y escrito por Senda Linaugh, cuyo original podéis encontrar aquí. Como es costumbre en el Bastión os invitamos a seguirlos a través de su blog, de +Gnome Stew o incluso a apoyarlos a través de su Patreon. También podéis pasar a leer anteriores traducciones nuestras en este enlace.

La noche en la que retomamos nuestra partida de "Tales from the Loop" estábamos más que emocionados. Habíamos tenido un parón de seis meses y después jugamos otra campaña épica, pero este juego nos robó la imaginación durante meses. Queríamos saber lo que pasaría con Harrison, Stacie, Mags, Ivanka y Shoya en los diez años que habían transcurrido. Queríamos saber cuál sería el siguiente misterio.

Pero la vida es la vida.

Entre nuestra primera campaña y su continuación, las circunstancias han cambiado para gente en el grupo. Amigos muy queridos han tenido que marcharse y una nueva amistad se ha unido al grupo. Y estas son cosas inevitables a medida que crecemos, pues otras responsabilidades y asuntos nos reclaman. A veces la vida no ayuda en las cosas que queremos ni tampoco sobre las personas a las que tenemos aprecio... y entonces el ocio es lo primero a lo que se renuncia. Así que al reunirnos de nuevo para el siguiente capítulo, teníamos dos bajas y una incorporación, encontrándonos con un viejo dilema: ¿cómo integrar a alguien nuevo en una campaña ya iniciada? Es el momento de recuperar la receta y cocinar algo similar, solo que con nuevos sabores.

Y he aquí algunos elementos clave a considerar:
  • Relaciones: introducir al nuevo jugador en el grupo ya formado.
  • Conocimiento previo del jugador: ¿cómo gestionar lo que no sabe de la partida?
  • Objetivos: alinea los objetivos del nuevo jugador con los del grupo.
  • Implicación: implicar rápidamente al nuevo jugador.



Sobre relaciones:

La primera forma de integrar a un nuevo personaje en tu partida es creando relaciones con los personajes que ya están en juego. La persona recién llegada necesita tener un mínimo de relación con al menos alguien, con el mismo nivel que este alguien hace con el resto del grupo. La forma en la que se crea esta relación dependerá de cómo agregues a esta persona a la partida. Un personaje creado en soledad difícilmente tendrá motivos para relacionarse con otros.

Porque un ingrediente en soledad no es parte del caldo. Abraza los sabores.

La forma en que juegues con las relaciones determinará el tipo de profundidad que necesites para que el nuevo personaje se sienta como si tuviera opciones de interacción y no se le impida participar en las escenas. En nuestra partida, introducimos amistades, romances, rivalidades... así que cuando integramos a este nuevo jugador, negociamos para utilizar dos de estos elementos: Chaz es el prometido de Stacie, lo que le convirtió inmediatamente en el rival de Harrison. Se comprometió a entrar en la historia porque Stacie no iba a marcharse sin él, y él no iba a dejarla (al menos no sin un poco de buen drama, ¡todo se verá!).

Sobre el conocimiento del jugador:

Lo siguiente será tomar la decisión de cómo gestionar la falta de conocimiento del nuevo jugador sobre lo que ha ocurrido anteriormente en la historia. Hay varias formas de hacer todo esto, desde reunir a todo el grupo para que se lo explique, hasta darle una crónica de todas las aventuras jugadas para que las estudie... pero mi favorita es justificar dentro del juego el motivo de ese desconocimiento, y como máster, asegurar que sea algo divertido. Este es el camino que hemos elegido, donde Chaz conoce la historia que Stacie le ha contado, pero que no termina de creer cuando Stacie le habló sobre viajeros en el tiempo... y dinosaurios. Ahora se tiene que enfrentar con esa realidad y podemos ver el proceso de evolución del personaje.

Lo importante sobre este tipo de integración de personajes sin trama o trasfondo es que puedes jugar con esa falta de conocimiento, pero no usarlo en contra del grupo. Debería ser divertido descubrir cosas nuevas o tener conversaciones profundas sobre lo que ha ocurrido anteriormente. No puede convertirse en algo como "no sabías esto, así que ahora vais a morir".

Aclarado esto, también hay que saber que estamos jugando en los 90. Conocemos los 90. No hay una ambientación que explicar más allá de información básica sobre la localización. 

Sobre objetivos:

Los objetivos de esa nueva persona deberían, al menos a corto plazo, alinearse con los del grupo. Si conoces a alguien en una taberna, debería estar planeando viajar de la misma forma que tú, o tal vez sea la única persona que se defiende cuando los demonios atacan a los clientes de la taberna. En nuestra partida, Chaz y Stacie quieren casarse. Y si eso significa detener la invasión y la guerra interestelar, bueno... nadie quiere ver a Stacie en modo "noviazilla". Esta relación está contribuyendo mucho a la hora de alinear objetivos en el grupo.

Chaz tiene sus propios objetivos, por supuesto: es un inventor, y algún día sus creaciones serán algo revolucionario. Su sueño está a la vuelta de la esquina. Y en este momento, en nuestra campaña, sus objetivos se han alineado con el del resto: salvar el mundo, contraer matrimonio.

Objetivos diferentes pero que pueden trabajar juntos, ¡como la sal y la pimienta!

Sobre implicación:

La última y puede que más importante consideración es la implicación. Si el jugador no está implicado en la partida, no se divertirá... ¿y no es eso para lo que estamos aquí? Es clave que se implique en la partida, que su personaje lo haga. Puede ocurrir en la sesión cero o más adelante, pero que ocurra pronto.

Las relaciones con otros personajes crean implicación, así como los objetivos alineados o compartidos. Una vez la partida empiece, todo lo que hace falta es traer todo lo necesario para que el nuevo jugador avance en la historia junto al resto del grupo.

En nuestra partida, a Chaz se le ofreció una posición de gran poder donde poder crear sus inventos... y esto le permitió cruzarse directamente en la historia con el resto de personaje. Así se implicó de forma no solo teórica si no que también práctica, ¡de lleno en la aventura!

Y tú, ¿cómo has integrado a una nueva persona en una campaña ya empezada? ¿Qué es lo que funcionó? ¿Qué cosas no funcionaron?